cuarentena en puerto montt

Previo al inicio de la cuarentena, transeúntes y trabajadores/as expresan su opinión por la medida

A contar de las 22 horas de hoy parte la cuarentena en la capital regional. Se espera que luego de los 14 días iniciales, en que se ejecutará, pueda disminuir la curva de contagios en Puerto Montt.

A poco menos de 24 horas para que se inicie la cuarentena en la capital regional. Medida decretada el lunes pasado por el ministerio de salud, e indicado por la seremi de la misma cartera en la región de los lagos. La consecuencia ha sido observar enormes filas por todo el centro de la ciudad. Bancos, oficinas de AFP, IPS, registro civil y supermercados exhibían enormes colas que se extendían por cuadras.

Esta situación ha sido de cierta manera, la tónica de todos los días, desde que se inició esta crisis sanitaria. Filas por todos lados, pese a que las autoridades han hecho lo imposible para que la comunidad se quede en sus casas.

Este panorama ya no será vislumbrado a contar de mañana jueves. Con la cuarentena sólo transitarán quienes tengan sus permisos laborales y salvoconductos para ir a hacer trámites e idas al supermercado. Esto por un plazo de 3 horas.

Habla la calle….

Con la idea de conocer cuál es la opinión de la comunidad ante esta nueva medida de gobierno, consultamos a los transeúntes, quienes señalaron que es algo que estaba esperándose hace tiempo.

“Yo creo que está bien que se aplique está cuarentena, ya que se ve mucha gente que sale a las calles a vitrinear. Al final, ese tipo de conductas no ayudan a que salgamos pronto de todo esto”, recalcó Patricio Bahamonde, quien hacía fila en el Banco Estado de la Capital Regional.

Sergio Ramírez, que estaba esperando junto a su señora en otra de las colas, específicamente en la del Banco Falabella, que está en calle Antonio Varas, señaló que es importante realizarla “ya que la gente no respeta mucho las indicaciones de las autoridades”.

Por otra parte, Claudio Velázquez, quien también se encontraba en la fila del Banco Falabella dijo que no podía considerarse a “esto como una cuarentena, ya que el comercio en general y muchas personas tienen que salir a la calle igual. Con permiso o sin permiso. Por lo que yo considero que al final seguimos en las mismas”, sentenció.

Para algunos, el hecho de haber decretado esta cuarentena con tan pocos días de antelación, produjo cierto desbarajuste en las economías familiares. Sobre todo para quienes deben salir a las calles, para hacerse de sus dineros.

Este es el ejemplo de Alfredo Díaz, quien es dueño de CoffeRain un itinerante donde se vende variedades de cafés, y que usualmente se coloca en la esquina de Urmeneta con Rancagua, a las afueras del Banco Chile

“Creo que se debe haber decretado la cuarentena en un principio. No ahora. Además debió hacerse más efectivo el tránsito de personas, sobre todo adultos mayores y niños. Como uno está todo el día en la calle puede ver que no se respetó ese tipo de indicaciones. Creo que abrir el mall también fue un error. Si se quiere separar a la gente, no vas a permitir que se concentren en un espacio reducido como lo es un centro comercial”, declaró el dueño de CoffeRain.

Comercio ambulante

En este mismo aspecto, se encuentra la situación de muchos comerciantes ambulantes, que no tienen como sacar permisos en Comisaría Virtual. Lo anterior por no tener un empleador del cual dependan. Pese a que son de primera necesidad (abastecimiento).

En esta materia, la representante de la Federación de Ambulantes y Ferias “Cuatro Colinas” Katherin Fuentes Santibáñez señaló que los únicos que van a ser perjudicados durante esta cuarentena, son las personas que se ganan la vida de forma diaria. Personas que si no venden, no pueden estar tranquilos en sus casas.

“Tenemos en vigencia ante el registro civil, inspección del trabajo e impuestos internos como feriantes. Esto significa que podremos continuar realizando nuestras actividades. Somos parte de la cadena de abastecimientos de primera necesidad”, explicó Katherin.

En términos generales, Katherin señaló que ellos no pueden tomarse la libertad de acceder a un 10% de sus ahorros previsionales. Muchos no cotizan de forma personal, puesto que priorizan llevar dinero para comprar comida y artículos necesarios en el día a día que guardar para mañana.

En general se vio a la comunidad tranquila ante esta determinación. Pero pese a que las propias autoridades han solicitado que se descongestione el centro de la ciudad, esto no ha sucedido. Largas filas, sobre todo en oficinas de AFPs y supermercados indica que: o la comunidad no hace caso de las recomendaciones que establece el gobierno, o simplemente el sistema funciona mal. Así no les deja otra opción que salir a las calles a realizar personalmente sus trámites. Con cuarentena podría colapsar aún más.

Redacción; Daniel Carrasco.

0