Diseño sin título (11)

Concejo Municipal analizó el caso de sacerdote Eduardo Tampe acusado de abuso sexual e hijo ilustre de Puerto Montt

  • Concejalas  afirman necesidad de establecer un precedente de respeto a las  víctimas de delitos sexuales

 El 8 febrero  de 2007,  la municipalidad  de Puerto Montt, encabezada en ese período  por Rabindranath Quinteros como alcalde,  declaró  hijo ilustre al  sacerdote jesuita Eduardo Tampe Maldonado.  14 años después, ese reconocimiento es cuestionado cuando la propia orden eclesiástica publica su  nombre como uno de los sacerdotes denunciado y sancionado por abuso sexual.  En ese tiempo, sin embargo, su figura solo concentraba  elogios profusamente publicados en la prensa local.

Tampe recibió su orden sacerdotal el 21 de diciembre de 1971. En su  trayectoria fue investigador en historia local, hizo numerosas publicaciones. Fue  capellán de la Armada y del Hogar de Cristo, profesor del Colegio San Francisco Javier y del Instituto de Catequesis de Puerto Montt, además de secretario del Superior Provincial de la Compañía de Jesús. En diciembre del 2019 fue denunciado por una mujer adulta por abuso sexual ocurrido  en el año  2015. Y en el 2020  fue suspendido del trabajo pastoral.

Los antecedentes,  para sorpresa  de muchos,  fueron publicados por el Centro de Prevención de Abusos y Reparación (CPR) de la Compañía de Jesús. En el reporte se   indica que un total de 17 jesuitas que  fueron investigados en procesos canónicos por denuncias de abuso, la congregación acreditó la responsabilidad de 11 por abusos sexuales a 34 niños y 30 personas adultas.   Se reconocen las víctimas de los casos en que la Compañía alcanzó la certeza de su ocurrencia por medio de algún proceso interno. En la información, en formato PDF , publicada en la página web de la congregación, aparecen los datos de cada sacerdote denunciado, investigado y sancionado.

Informe del Centro de Prevención de Abusos y Reparación de los Jesuitas
CONCEJO MUNICIPAL: SENTAR UN PRECEDENTE.

En el último concejo municipal,  fue el  concejal  Fernando Orellana quien hizo un relato de los hechos consignados en el reporte de  los  jesuitas.  El alcalde, Gervoy Paredes,  indicó al respecto que harán una revisión del protocolo  del  nombramiento  de hijo ilustre, lo que implica  indagar los antecedentes del año  2007.   

La concejala Marcia Muñoz fue enfática en señalar que  es  necesario revisar este nombramiento de Hijo Ilustre al  sacerdote sancionado.  Dijo que este planteamiento  tuvo  un apoyo unánime de las otras dos concejalas, que coincidieron en indicar que es un hecho que no se puede minimizar al  indicar que se trata de una mujer adulta.  Los hechos acreditados por la propia  Compañía de Jesús señalan  que existió esta trasgresión y que el delito fue frustrado por la acción de la víctima. Es necesario, afirmó, dejar establecido  un precedente que no se acepta bajo ningún argumento el abuso sexual  de menores ni adultos; siendo en ambos casos un delito.

La concejala  señaló que esperaran por lo tanto,  el  pronunciamiento del alcalde  Gervoy Paredes, para que  el concejo  adopte una determinación si corresponde  dejar sin efecto este nombramiento de Hijo Ilustre.

SACERDOTES ABUSADORES SEXUALES EN LA REGIÓN

De los casos denunciados por la congregación religiosa,  hay cuatro que corresponden también  a sacerdotes que  desempeñaron labor  pastoral en la región de Los Lagos.

Juan Miguel Leturia Mermod (Santiago, Osorno): Se conocen cinco menores de edad víctimas de diversas situaciones abusivas de connotación sexual, cometidas en la década de los 80 y 90. El 2006 se le prohibió de por vida el ejercicio de ministerio sacerdotal, y se le restringió el contacto con menores. Falleció el 2011 cumpliendo con las sanciones impuestas.

Jaime Guzmán Astaburuaga (Extranjero, Chillán, Puerto Montt, Santiago): Se conocen 15 menores de edad, víctimas de diversas situaciones abusivas de connotación sexual, cometidas desde fines de los 60 hasta inicios de los 90. El 2012 se le restringió el contacto con menores de edad y se le suspendió del ejercicio público del ministerio sacerdotal, sanción renovada el 2017. El 2021 dimitió del estado clerical y lo expulsaron de la Compañía de Jesús. Actualmente cumple con un plan de supervisión de la orden religiosa con una serie de medidas restrictivas, entre ellas la prohibición de contacto con menores de edad.

Juan Pablo Cárcamo Velasco (Antofagasta, Osorno, Calera de Tango): Se conoce una persona menor de edad víctima de situaciones abusivas de connotación sexual, y dos mayores de edad víctimas de situaciones abusivas de connotación sexual y de abuso de conciencia, cometidas desde inicios de los 90 y en los 2010. El año 2016 se le suspendió del ejercicio de acompañamiento espiritual y de dar Ejercicios Espirituales, medida renovada hasta 2026. Reconoció los hechos y se encuentra cumpliendo con un plan de supervisión.

Leonel Ibacache Ortiz (Santiago, Puerto Montt, Antofagasta, Valparaíso): Se conocen seis menores de edad víctimas de diversas situaciones abusivas de connotación sexual, cometidas desde finales de los 60 hasta los 90. El 2018 se le impusieron medidas cautelares, y el 2019 se le expulsó de la Compañía de Jesús. Falleció en septiembre de 2020.

Por: Natalia Pinilla