VOCERIA DE LOS PUEBLOS

Constituyentes llaman a hacer efectiva la soberanía popular constituyente

  • Adriana  Ampuero, constituyente chilota, D-26 suscribe declaración de la Vocería de los Pueblos que propone no subordinarse  al Acuerdo  por la Paz  del  15 de noviembre
  • Proponen seis acuerdos de articulación, que incluye, entre otros, la libertad de los presos  políticos

Treinta y  cuatro  constituyentes  suscribieron una declaración de  la Vocería de los Pueblos en  la que establecen   seis puntos fundamentales como base de la discusión constituyente que se abre.  En  la región de Los Lagos,  Adriana Ampuero, constituyente electa   de la lista Insulares  Independientes, fue la única que participó en esta declaración conjunta.  Al respecto indicó  a El Ajitador,  que no emitirá  opiniones  adicionales por acuerdo de quienes participan en esta vocería.

Adriana Ampuero, Constituyente D26

La declaración ha suscitado diversas reacciones  de todo el espectro político tanto de apoyo como de rechazo. En el documento Indican que como “Como constituyentes portadoras y portadores de mandatos colectivos que provienen de territorios, movimientos y organizaciones sociales, manifestamos nuestro compromiso democrático con el ejercicio soberano de los pueblos. Pusimos el pie en el portal para ingresar a raudales a la Convención y no permitiremos que tras de nosotras y nosotros se cierre la puerta”.

En este sentido hacen un llamado a hacer efectiva la soberanía popular de la constituyente, expresada tanto en el reglamento como en las normativas que debe darse, sin subordinarnos a un Acuerdo por la Paz que nunca suscribieron los pueblos”.

SEIS LLAMADOS DE ARTICULACIÓN  

Los seis llamados se articulan en los siguientes ámbitos: Libertad:  Poner fin a la prisión política en Chile, liberando todas las y los presos de la revuelta y mapuche. 

Verdad y Justicia : Fin a los pactos de secreto y la total impunidad por la violación sistemática de los derechos humanos de ayer y hoy, contra luchadores sociales de todas las generaciones.” No podemos continuar un proceso constituyente sin iniciar un proceso de responsabilidad política y material por el Terrorismo de Estado que hemos sufrido”.

Reparación: Debe iniciarse un proceso general de reconocimiento y reparación a todas las miles de víctimas de violaciones a los derechos humanos. Asimismo, afirman  que se debe poner freno a la devastación socioambiental y a todos los proyectos que hoy pretenden profundizar.

Fin de militarización del wallmapu/la Araucanía.  No más expulsiones de migrantes.

Y por último, la Soberanía: “El poder constituyente originario es un poder plenamente autónomo que se establece para reordenar el cuerpo político de una sociedad, teniendo como límites el respeto de los derechos fundamentales”.   Finaliza la declaración indicando que  estos seis  puntos  son “el principio de una política de dignidad que pone por delante la vida de las mayorías y el deseo popular de transformarlas en lo más profundo”.